Mal De Ojo – ¿Cómo evitarlo?

Aunque no lo parezca, el mal de ojo es un tema que genera mucho debate entre quienes creen y quienes no. Sin embargo, los que creen en él pueden pensar en alguna ocasión que les quieren echar uno y quieren saber protegerse. Si eres uno creyente y deseas saber cómo protegerse del mal de ojo, sigue leyendo este post y toma buena nota de las claves para poder evitar el mal de ojo.

Orígenes del mal de ojo

Históricamente en diferentes momentos de la historia se les han atribuido a ciertos tipos de mirada poderes maléficos, lo que ha motivado que muchos buscaran la manera de protegerse de ellas para no sufrir ningún daño. Incluso en diferentes zonas del mundo se tienen diferentes creencias y remedios para combatir y protegerse de los males de ojo. Por lo general, el símbolo contra el mal de ojo es un ojo enmarcado en un círculo azul, un amuleto griego que se utiliza desde la antigüedad y tiene una carga mágica poderosa.

Tipos de mal de ojo y síntomas más comunes

El ojo secador

Consiste en que la persona a la que le echan este mal de ojo, empieza a perder peso sin darse cuenta, y se genera un cambio radical en su aspecto físico, aunque su alimentación siga siendo la misma. Este maleficio tenía sentido antiguamente cuando las personas muy delgadas sufrían más enfermedades.

El ojo bobo

Consiste en que las personas que lo sufren se distraen constantemente, como si tuvieran un déficit de trastorno de atención, llegando a ignorar por completo lo que sucede alrededor, aunque de forma involuntaria. Esto ocasiona accidentes peligrosos continuamente. Es un mal de ojo de los más peligrosos.

Síntomas en niños

Consiste en que afecta a los niños de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, pueden tener síntomas como desinterés por lo que les rodea, falta de apetito, inmovilidad, ensimismamiento, llanto sin motivo, sueño constante, distracciones o fuertes dolores de cabeza, entre otros. Se solía maldecir mucho a los niños más acomodados o mobles.

Síntomas en jóvenes y adultos

Consiste en afectar a adultos. Entre los síntomas que pueden padecer están la pérdida de apetito, insomnio, fiebre, pesadillas, depresión, fiebre, mareos, tensión nerviosa, falta de energía, inapetencia sexual e incluso pérdida de relaciones amorosas o familiares, negocios o dinero. Este es el mal de ojo más común y el más sencillo de eliminar.

Tipos de mal de ojo y síntomas

El ojo secador: la persona a la que le echan este mal de ojo empieza a perder peso sin darse cuenta, y se genera un cambio en su aspecto físico, aunque su alimentación siga siendo la misma.

El ojo bobo: las personas que lo padecen se distraen constantemente, como si tuvieran un déficit de trastorno de atención, llegando a ignorar por completo lo que sucede alrededor, aunque de forma involuntaria.

Síntomas en niños: puede ser muy peligroso ya que afecta a los niños de muchas maneras diferentes. Así, pueden tener síntomas como desinterés por lo que les rodea, falta de apetito, inmovilidad, ensimismamiento, llanto sin motivo, sueño constante, distracciones o fuertes dolores de cabeza, entre otros.

Síntomas en jóvenes y adultos: en cuanto a los adultos, entre los síntomas que pueden padecer están la pérdida de apetito, insomnio, fiebre, pesadillas, depresión, fiebre, mareos, tensión nerviosa, falta de energía, inapetencia sexual e incluso pérdida de relaciones amorosas o familiares, negocios o dinero.

¿Cómo saber si tienes mal de ojo?

Hay muchas maneras de comprobar si tienes mal de ojo, pero la más común y la que os recomiendo es la del rito del limón. Consiste en ir a una habitación en la que puedas estar con tranquilidad y sin que te vaya a interrumpir nadie. Debes colocar un plato y parte dos limones en cuatro partes cada uno, haciendo una cruz, pero sin que lleguen a desgajarse. Añade tres cucharadas de azúcar moreno a cada limón y coloca el plato con ellos bajo la cama, durante tres días. Si los limones se han puesto negros entonces sí te han echado un mal de ojo, pero si se han puesto verdes estás totalmente libre.

¿Cómo protegerse del mal de ojo?

Aunque parezca raro, hay muchas maneras de protegerse de una mal de ojo y todas son sencillas de implementar. Por ejemplo, una de las más sencillas es el vinagre y sal. Consiste en llenar al menos hasta la mitad un cubo con agua y añadir un par de vasos de vinagre y un par de puñados de sal gruesa. Friega con esta mezcla toda la casa, empezando desde el lugar que esté más alejado de la puerta y terminando en ella. Cuando llegues a la entrada, friega haciendo la señal de la cruz.

Otra forma que se ha utilizado desde siempre y yo siempre recomiendo es la cinta roja. Consiste en que, para evitar el mal de ojo en bebés, se les coloca una cinta roja en su mano derecha o en el tobillo derecho, que no apriete pero que tampoco se le pueda caer. También se dice que llevar el color rojo en una pulsera, un collar o cualquier otra cosa ayuda mucho.

Conclusión.

Para muchos, el mal de ojos es una simple superstición de viejos o de gitanas. Pero es una fuerza muy poderosa del mal y usada por personas con un corazón oscuro. No es habitual que use hoy en día porque hay otras maneras de dañar a las personas. Pero no infravaloréis el poder del odio en las personas. Palabra de bruja blanca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *