Todo lo que debes saber sobre los agujeros negros

Los agujeros negros son, sin duda alguna, uno de los fenómenos del Universo que más opiniones han suscitado. Este artículo te indica en qué consisten y cómo entenderlos.  

Qué hay que saber acerca de los agujeros negros

El Universo, supuestamente y hasta donde sabemos, tiene una continuidad espacio-temporal. Ahora bien, es bueno decir que, como principio general, un agujero negro es un espacio de materia del que nada puede salir y que tiene una capacidad de atracción.

Sobre la existencia de agujeros negros se ha escrito mucho. Aunque se puede dar una definición y detectarlos, hay mucho camino por recorrer. Básicamente, porque los medios para analizarlos son muy precarios. Se espera que, en los próximos años, mejore la investigación para facilitar el trabajo.

Lo cierto es que la mayoría de los físicos desconocen, exactamente, cómo funciona esta parte de la materia. Conviene señalar, sin embargo, que eso no significa que no se haya escrito mucho sobre esta materia.

Hay una serie de elementos que hay que conocer y que dan una información valiosa. Son los siguientes:

1. Tamaño de un agujero negro

El tamaño de un agujero negro puede variar, y mucho. Hay multitud de casos en el universo pero sí se puede indicar algún ejemplo paradigmático. De hecho, solo en la Vía Láctea hay alrededor de 100 millones de agujeros negros. El más grande que se ha detectado hasta hoy tiene una masa que equivale a 34.000 millones de soles, aunque esto no es lo habitual. Lo cierto es que la diversidad de tamaños es grande.

Hay que señalar, sin embargo, que aunque los tamaños varíen, la estructura de los agujeros es, básicamente, la misma. Por lo tanto, es un fenómeno que se puede estudiar sin excesivos problemas.

2. Color de un agujero negro

El color de un agujero negro no tiene por qué ser oscuro, curiosamente. Hay que señalar que, en muchos casos, esta masa tiene un color dorado. Por lo tanto, es relativamente fácil que una persona que no conoce de astronomía confunda esta materia con el sol, por ejemplo.  Esta variedad de tonalidades de los agujeros es fácil de distinguir, sin embargo, para un físico o astrónomo.

3. Atracción gravitacional de un agujero negro

La atracción gravitacional de un agujero negro existe y está ahí, pero lo curioso es que solo la vivirás a pocas decenas de kilómetros. Hay, también, la tendencia errónea a creer que algo que entra en un agujero negro no vuelve a salir. Si bien no se ha hecho la prueba en seres humanos por razones obvias, sí se puede decir que la radiación sí podría salir.

En cualquier caso, un agujero negro es un lugar del que no conocemos prácticamente nada. Esta circunstancia es la que hace que, en ocasiones, se considere la posibilidad de que existan varios universos.

Conclusión

Los agujeros negros siguen siendo, y serán, motivo de escritura y polémica, tanto científica como literaria. ¿Te interesan estos temas y quieres saber más? Es bueno, en este caso, que eches un vistazo a esta información porque resultará muy útil para ti y se añaden contenidos nuevos con frecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.