La magia negra y cómo romper un mal de ojo

Las prácticas de magia negra son aquellas que están destinadas a interferir en el libre albedrío del individuo. Aquí se explica en qué consisten y cómo romper un mal de ojos.

Qué es la magia negra

La magia negra se diferencia de la magia blanca fundamentalmente en la intencionalidad. En el primer caso, se busca, bien que la persona haga algo que no desea, bien su desdicha personal. Las prácticas de magia blanca, en cambio, están destinadas al empoderamiento personal, tanto propio como ajeno.

Hay que indicar que los ritos y prácticas pueden ser los mismos. Lo que sucede es que la intencionalidad o la manera de trabajar es la que determina la licitud de la acción. En consecuencia, un mago blanco o negro se distingue, fundamentalmente, por su ética personal. Lo cierto es que, cuanto más conocimiento se tiene, más importante es administrarlo bien.

Evitar los problemas es fundamental, de manera que el mago tiene que ser una persona íntegra. Lo ideal, cuando se hace algún ritual o conjuro, es hablar antes con la persona afectada. Esto servirá para comprobar que hay un acuerdo mutuo.

Las prácticas mágicas pueden ser de varios tipos. Por un lado, hay conjuros y ritos y, por otra parte, oraciones.

Cómo romper un mal de ojos

El mal de ojos es, probablemente, la práctica de magia negra más conocida. Consiste, básicamente, en un pensamiento negativo hacia una tercera persona con el ánimo de hacerle daño. Lo más común es que esta práctica se transmita a través de una mirada profunda.

Hay que decir que el mal de ojo existe desde la Antigüedad, aunque en distintos niveles. La buena noticia es que, fundamentalmente, es una cuestión de sugestión. Las personas que no crean en el mal de ojos no se van a ver interpeladas por esta cuestión. Esto es importante porque, cuanto más se crea en el mal de ojos, más opciones hay de que afecte.

Por otra parte, hay que tener presente que una persona con problemas psicológicos suele estar más expuesta. Hay que partir de la base de que solo te puede hacer daño quien puede. Esta actitud será mucho más útil para que no tengas ningún problema.

Los rituales de limpieza te pueden ayudar a sentirte mejor y eliminar las malas energías. Algunas prácticas recomendables son la utilización de amuletos o cambiar un vaso de agua todos los días en tu habitación.

Conclusión

Los rituales mágicos pueden ser buenos o malos en función de la intencionalidad. Es fundamental tener en cuenta esta cuestión para que sepas cuál es su alcance real. Las personas que creen en las magias negras suelen sentirse más sugestionadas, pero en realidad, el poder que tienen es muy pequeño.

El poder de la magia negra es inexistente si tú no permites que te afecte. Este es el motivo por el que te conviene sentirte liberado para que no tengas problemas. ¿Quieres saber más acerca de los conceptos del esoterismo? No te preocupes, entra en el portal porque, con frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *