¿Qué diferencias residen entre la magia negra y la magia blanca?

Las diferencias entre magia blanca y magia negra son importantes para el neófito en estas lides. ¿Quieres entender mejor cómo opera esta diferenciación? Aquí te lo explicamos mejor.

Las principales diferencias entre la magia blanca y la magia negra

Lo cierto es que existen varios tipos de magia que se dividen en colores y el elemento que los distingue es el objetivo que deseas. Sin embargo, en la civilización occidental tendemos a la dualidad y a diferenciar el bien del mal.

La historia ha hecho que ambas tradiciones convivan, aunque hay que decir que no con la misma consideración. Algunas culturas no hacen esta diferenciación, simplemente porque no entran en esas disquisiciones morales. No ha de extrañar, pues, que seamos los occidentales los que las hagamos porque tenemos el poso cultural judeocristiano.

Cuando entendemos esta cuestión, nos resulta mucho más fácil entender cómo funciona cada tipo de magia. Estos son los aspectos que tienes que conocer:

Magia blanca

La magia blanca, con una definición resumida, es aquella que se emplea para buscar el bien, ya sea propio o el de otra persona o lugar. Este concepto de bien engloba varios aspectos, desde la prosperidad económica a la buena suerte o a la salud.

Otra vertiente importante de este tipo de magia es que sirve para deshacer los efectos de la magia negra. Si una persona ha sido víctima de un conjuro, con estas invocaciones se eliminaría. Eso sí, es recomendable decir que, para ello, tendría que actuar un profesional. Lo peor que puede pasar si no vas a alguien que sepa o si no conoces es que no tenga ningún efecto.

Un aspecto importante de esta magia es que busca recuperar el equilibrio primigenio. Como la naturaleza es perfecta o tiende a la perfección, si está en equilibrio tenderá al bien.

Magia negra

La magia negra es el reverso desdichado, puesto que se hace, bien para generar el mal, bien para influir negativamente sobre la voluntad de otra persona.

Es importante señalar que magia negra es todo aquello que busca deshacer un equilibrio primigenio. Esto incluiría las maldiciones, pero, también, los mal llamados «amarres de amor» que van contra la voluntad de un tercero o el denominado mal de ojo. En definitiva, elementos que alteran una situación supuestamente harmónica. El interés por esta magia puede partir de una persona supuestamente agraviada o bien de alguien «enamorado».

Hay que señalar, sin embargo, que el poder de este tipo de magia es inferior al de la blanca. Si se toma consciencia y se realizan los ejercicios adecuados, se podría deshacer su efecto. Esta es, precisamente, la gran paradoja de este tipo de prácticas.

Conclusión

La magia blanca y la magia negra son, en cierta forma, dos caras de la misma moneda. Los conjuros pueden ser parecidos en el fondo, pero parten de una intencionalidad distinta y, por ese motivo, son antagónicos. ¿Te ha interesado este artículo? En ese caso, te animamos a que visites con frecuencia nuestro portal para conocer más sobre misterio y esoterismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.